Ir al contenido principal

Calila e Dimna (1251)

              Capítulo I
  Cómo el rey Sirechuel envió a Berzebuey a tierra de India


Dicen que en tiempo de los reyes de los gentiles, reinando el rey Sirechuel, que fue hijo de Cades, fue un homne a que decían Berzebuey, que era físico e príncipe de los físicos del regno, e había con el rey grant dignidad, e honra, e cátedra conoscida. Et como quier que era físico conoscido, era sabio e filósofo, et dio al rey de India una petición, la cual decía que fallaba en escripturas de los filósofos que en tierras de India había unos montes en que había tantas yerbas de muchas maneras, e que si conoscidas fuesen, e sacadas, e confacionadas, que se sacarían dellas melecinas con que resucitasen los muertos; e fizo al rey que le diese licencia para ir a huscarlas, et que le ayudase para la despensa, e que le diese sus cartas para todos los reyes de India, que le ayudasen por que él pudiese recabdar aquello por que iba.
 Et el rey otorgógelo e aguciólo; et envió con él sus presentes para los reyes donde iba, segunt que era costumbre de los reyes cuando unos enviaban a otros sus mandaderos con sus cartas por lo que habían menester.
 Et fuese Berzebuey por su mandado, et anduvo tanto fasta que llegó a tierra de India.
 Desí dio las cartas e los presentes que traía a cada uno de aquellos reyes, et demandóles licencia para ir buscar aquello por que era venido. Et ellos diéronle todos licencia e ayuda.
 Et duró en coger estas yerbas e plantas grand tiempo, más de un año, et volviéndolas con las melecinas que decían sus libros, et faciendo esto con gran diligencia.
 Desí probólas en los finados, e non resucitaron ningunos; e entonces dubdó en sus escripturas, e cayó en grand escándalo, et tovo por cosa vergonzosa de tornar a su señor el rey con tal mal recabdo.
 E quejóse desto a los filósofos de los reyes de India. Et ellos dijéronle que eso mismo fallaron ellos en sus escripturas que él había fallado, e propiamente el entendimiento de los libros de la filosofía et el saber que puso Dios en algunos cuerpos, et que la melecina que él decía son las escripturas en que son los castigos e el saber, et que los muertos que resucitaban con aquellas yerbas son los homnes necios que non saben cuándo son melecinados con el saber, e les facen entender las cosas, e explanándolas aprenden de aquellas escripturas, que son tomadas de aquellos sabios, et luego, leyendo aprenden el saber et alumbran sus entendimientos. Et cuando eso sopo Berzebuey, buscó aquellas escripturas e fallólas en lenguaje de India, et de su letra trasladólas, trabajándose en las tornar en lenguaje de Persia, et concertólas. Desí tornóse al rey Nixhuen, su señor. Et el rey era muy acucioso en allegar el saber, et en aprobar los filósofos e amarlos más que a otros, e punnaba en aprender el saber e amarlo más que a muchos deleites de los que los reyes se entremetían. Et esa hora mandó Berzebuey a todo el pueblo que tomasen esas escripturas e que las leyesen, et que rogasen a Dios que les diese saber porque las entendiesen, e diolas a aquellos que eran más sus privados et más acerca del rey; et la una de aquellas escripturas fue aqueste libro que dicen CALILA E DYMNA
   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gonzalo de Berceo (1198-1264) : Milagros de Nuestra Señora.

- I - La casulla de san Ildefonso



47En España cobdicio          de luego empezar,en Toledo la magna,          un famado logar,ca non sé de qual cabo          empieze a contarca más son que arenas          en riba de la mar.

48En Toledo la buena,          essa villa real,que yaze sobre Tajo,          essa agua cabdal,ovo un arzobispo,          coronado leal,que fue de la Gloriosa          amigo natural.

49Diziénli Ildefonsso,          dizlo la escriptura,pastor que a su grey          dava buena pastura,omne de sancta vida          que trasco grand cordura,que nos mucho digamos,          so fecho lo mestura.

50Siempre con la Gloriosa          ovo su atenencia,

Cantar del Mio Cid

CANTAR I


1.

De los sos ojos tan fuerte mientre lorando
tornava la cabeça y estava los catando.
Vio puertas abiertas e uços sin cañados,
alcandaras vazias sin pielles e sin mantos
e sin falcones e sin adtores mudados.

Sospiro mio Çid ca mucho avie grandes cuidados.
Ffablo mio Çid bien e tan mesurado:
"¡Grado a ti, Sennor, Padre que estas en alto!
¡Esto me an buelto mios enemigos malos!"
Alli pienssan de aguijar, alli sueltan las riendas.



2

A la exida de Bivar ovieron la corneja diestra
y entrando a Burgos ovieron la siniestra.
Meçio mio Çid los ombros y engrameo la tiesta:
"¡Albriçia, Albar Ffañez, ca echados somos de tierra!"

3

Mio Çid Ruy Diaz por Burgos entrava,
en su compaña lx. pendones levava.
Exien lo ver mugieres e varones,
burgeses e burgesas por las finiestras son,
plorando de los ojos tanto avien el dolor.
De las sus bocas todos dizian una razon:
"¡Dios, que buen vassalo! ¡Si oviesse buen señor!"