jueves, 30 de octubre de 2014

Romance del Rey Moro que perdió Alhama. (Anónimo)

Paseábase el rey moro
por la ciudad de Granada,
desde la puerta de Elvira
hasta la de Vivarrambla.
«¡Ay de mi Alhama!»

Cartas le fueron venidas
que Alhama era ganada:
las cartas echó en el fuego,
y al mensajero matara.
«¡Ay de mi Alhama!»

Descabalga de una mula,
y en un caballo cabalga;
por el Zacatín arriba
subido se había al Alhambra.
«¡Ay de mi Alhama!»

Como en el Alhambra estuvo,
al mismo punto mandaba
que se toquen sus trompetas,
sus añafiles de plata.
«¡Ay de mi Alhama!»

Y que las cajas de guerra
apriesa toquen al arma,
porque lo oigan sus moros,

los de la Vega y Granada.
«¡Ay de mi Alhama!»

Los moros que el son oyeron
que al sangriento Marte llama,
uno a uno y dos a dos
juntado se ha gran batalla.
«¡Ay de mi Alhama!»

Allí habló un moro viejo,
de esta manera hablara:
—¿Para qué nos llamas, rey,
para qué es esta llamada?—
«¡Ay de mi Alhama!»

—Habéis de saber, amigos,
una nueva desdichada:
que cristianos de braveza
ya nos han ganado Alhama.
«¡Ay de mi Alhama!»

Allí habló un alfaquí
de barba crecida y cana:
—¡Bien se te emplea, buen rey,
buen rey, bien se te empleara!
«¡Ay de mi Alhama!»

Mataste los Bencerrajes,
qu’eran la flor de Granada;
cogiste los tornadizos
de Córdoba la nombrada.
«¡Ay de mi Alhama!»

Por eso mereces, rey,
una pena muy doblada:
que te pierdas tú y el reino,
y aquí se pierda Granada.—
«¡Ay de mi Alhama!»


     (Anónimo)




viernes, 24 de octubre de 2014

Luis de Góngora.

 Amarrado al duro banco


                                                     Amarrado al duro banco 
                                                     de una galera turquesca, 
                                                     ambas manos en el remo 
                                                     y ambos ojos en la tierra,
                                                     un forzado de Dragut 
                                                     en la playa de Marbella, 
                                                     se quejaba al ronco son 
                                                     del remo y de la cadena:
                                                      "¡Oh sagrado mar de España, 
                                                      famosa playa serena, 
                                                      teatro donde se han hecho 
                                                      cien mil navales tragedias!,
                                                      pues eres tú el mismo mar
                                                      que con tus crecientes besas 
                                                      las murallas de mi patria, 
                                                      coronadas y soberbias,
                                                      tráeme nuevas de mi esposa 
                                                      y dime si han sido ciertas 
                                                      las lágrimas y suspiros 
                                                      que me dice por sus letras,
                                                      porque si es verdad que llora 
                                                      mi cautiverio en tu arena, 
                                                      bien puedes al mar del Sur 
                                                      vencer en lucientes perlas.
                                                      Dame ya, sagrado mar, 
                                                      a mis demandas respuesta, 
                                                      que bien puedes, si es verdad, 
                                                      que las aguas tienen lengua,
                                                      pero, pues no me respondes, 
                                                      sin duda alguna que es muerta, 
                                                      aunque no lo debe ser, 
                                                      porque vivo yo en su ausencia.
                                                      ¡Pues he vivido diez años 
                                                     sin libertad y sin ella, 
                                                     siempre al remo condenado, 
                                                     a nadie matarán penas!
                                                     En esto se descubrieron 
                                                     de la Religión seis velas, 
                                                     y el cómitre mandó usar 
                                                     al forzado de su fuerza.
                                                                     (Luis de Góngora. 1583)