miércoles, 25 de febrero de 2015

Romance del Conde Arnaldos

  ¡Quién hubiese tal ventura
sobre las aguas del mar
como hubo el conde Arnaldos
la mañana de San Juan!
Con un falcón en la mano
la caza iba a cazar,
vio venir una galera
que a tierra quiere llegar.
Las velas traía de seda
las jarcias de oro torzal,
marinero que la manda
diciendo viene un cantar
que la mar facía en calma,
los vientos hace amainar,
los peces que andan al hondo,
arriba los hace andar,
las aves que van volando
al mástil hace posar;
allí fabló el conde Arnaldos,
bien oiréis lo que dirá:
- "Por tu vida, marinero,
digasme ora ese cantar."
Respondióle el marinero,
tal respuesta le fue a dar:
"Yo no digo esta canción
sino a quien conmigo va."

domingo, 22 de febrero de 2015

Calila e Dimna (1251)

              Capítulo I
  Cómo el rey Sirechuel envió a Berzebuey a tierra de India


Dicen que en tiempo de los reyes de los gentiles, reinando el rey Sirechuel, que fue hijo de Cades, fue un homne a que decían Berzebuey, que era físico e príncipe de los físicos del regno, e había con el rey grant dignidad, e honra, e cátedra conoscida. Et como quier que era físico conoscido, era sabio e filósofo, et dio al rey de India una petición, la cual decía que fallaba en escripturas de los filósofos que en tierras de India había unos montes en que había tantas yerbas de muchas maneras, e que si conoscidas fuesen, e sacadas, e confacionadas, que se sacarían dellas melecinas con que resucitasen los muertos; e fizo al rey que le diese licencia para ir a huscarlas, et que le ayudase para la despensa, e que le diese sus cartas para todos los reyes de India, que le ayudasen por que él pudiese recabdar aquello por que iba.
 Et el rey otorgógelo e aguciólo; et envió con él sus presentes para los reyes donde iba, segunt que era costumbre de los reyes cuando unos enviaban a otros sus mandaderos con sus cartas por lo que habían menester.
 Et fuese Berzebuey por su mandado, et anduvo tanto fasta que llegó a tierra de India.
 Desí dio las cartas e los presentes que traía a cada uno de aquellos reyes, et demandóles licencia para ir buscar aquello por que era venido. Et ellos diéronle todos licencia e ayuda.
 Et duró en coger estas yerbas e plantas grand tiempo, más de un año, et volviéndolas con las melecinas que decían sus libros, et faciendo esto con gran diligencia.
 Desí probólas en los finados, e non resucitaron ningunos; e entonces dubdó en sus escripturas, e cayó en grand escándalo, et tovo por cosa vergonzosa de tornar a su señor el rey con tal mal recabdo.
 E quejóse desto a los filósofos de los reyes de India. Et ellos dijéronle que eso mismo fallaron ellos en sus escripturas que él había fallado, e propiamente el entendimiento de los libros de la filosofía et el saber que puso Dios en algunos cuerpos, et que la melecina que él decía son las escripturas en que son los castigos e el saber, et que los muertos que resucitaban con aquellas yerbas son los homnes necios que non saben cuándo son melecinados con el saber, e les facen entender las cosas, e explanándolas aprenden de aquellas escripturas, que son tomadas de aquellos sabios, et luego, leyendo aprenden el saber et alumbran sus entendimientos. Et cuando eso sopo Berzebuey, buscó aquellas escripturas e fallólas en lenguaje de India, et de su letra trasladólas, trabajándose en las tornar en lenguaje de Persia, et concertólas. Desí tornóse al rey Nixhuen, su señor. Et el rey era muy acucioso en allegar el saber, et en aprobar los filósofos e amarlos más que a otros, e punnaba en aprender el saber e amarlo más que a muchos deleites de los que los reyes se entremetían. Et esa hora mandó Berzebuey a todo el pueblo que tomasen esas escripturas e que las leyesen, et que rogasen a Dios que les diese saber porque las entendiesen, e diolas a aquellos que eran más sus privados et más acerca del rey; et la una de aquellas escripturas fue aqueste libro que dicen CALILA E DYMNA
   

domingo, 15 de febrero de 2015

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita. Libro de Buen Amor.

Enxiemplo del alano que llevava la pieça de carne en la boca

226Alano carniçero en un río andava,
una pieça de carne en la boca pasava,
con la sombra del agua dos tanto l' semejava,
cobdiçiola abarcar, cayósele la que levava.

227Por la sombra mentirosa et por su coydar vano
la carne que tenía, perdiola el alano,
non ovo lo que quiso, non l' fue cobdiçiar sano,
coydó ganar, et perdió lo que tenía en su mano.

228Cada día contesçe al cobdiçioso atal,
coyda ganar contigo, et pierde su cabdal,
de aquesta raís mala nasçe todo el mal,
es la mala cobdiçia un pecado mortal.

229Lo más e lo mejor, lo qu'es más preçiado,
desque lo tiene omen çierto et ya ganado,
nunca debe dexarlo por un vano coydado:
quien dexa lo que tiene fase grand mal recabdo.


Enxiemplo de lo que contesçió a don Pitas Pajas, pintor de Bretaña


474Del que olvidó la muger te diré la fazaña
si vieres que es burla, dime otra tal mañana;
era don Pitas Pajas un pintor de Bretaña
casose con muger moça, pagábase de compaña41.

475Ante del mes complido dixo él: 'Nostra dona
'yo volo ir a Flandes, portaré muita dona.'
Ella diz': 'Monseñor, andar en ora bona
'non olvidedes vuestra casa, nin la mi persona.'

La Celestina (1499). Fernando de Rojas (1475-1541)

(...) Síguese la comedia o tragicomedia de Calisto y Melibea, compuesta en reprehensión de los locos enamorados, que, vencidos en su ...